depresión, desánimo y desmotivación – la diferencia entre las 3 D’s

Todos hemos sentido desánimo y desmotivación, que en muchísimas ocasiones pueden confundirse con los síntomas de la depresión. Por ese motivo, es necesario que sepas ya mismo cuáles son las diferencias entre el desánimo, desmotivación y depresión y sepas cómo identificar cada una.

Vivimos en una sociedad que nos exige dar lo mejor de nosotros todos los días, mostrar resultados repetitivamente y, junto con las redes sociales, han moldeado una falsa felicidad que debe ser nuestro disfraz cada día.

Lo cierto es que, nadie despierta 100% feliz todos los días y, en muchas ocasiones, los sentimientos de desánimo y desmotivación se apoderan de nosotros. Sin embargo, estos sentimientos no duran para siempre, es como una pequeña montaña rusa que, aunque no lo creas, a veces es normal experimentarla.

El problema comienza cuando estos sentimientos perduran mucho tiempo y en realidad ya no sabemos que nos está ocurriendo. Conoce la diferentica entre la depresión, la desmotivación y el desánimo, solo así podrás tomar consciencia de tu situación.

¿Qué es el desánimo?

 

El desánimo es una de las emociones más comunes que experimenta el ser humano a lo largo de su vida. Se caracteriza por una falta de energía para enfrentar el día, presentar una actitud apática y sentirse cansado.

Por ejemplo, ¿te ha pasado que has tenido un día de trabajo súper duro y al otro día ya no tienes ganas de hacer nada? Lo sé, a mí también me ha pasado y esa es una de las formas más comunes de experimentar desánimo.

Pero, veamos detalladamente los síntomas del desánimo:

 

  • Dificultad para concentrarse en cumplir las tareas diarias.
  • Dificultades para dormir y cansancio por la mañana.
  • Estado de ánimo enojado y triste.
  • Molestias digestivas.
  • Sentir que no tienes energía en el cuerpo.

 

 ¿Y cuáles son las causas del desánimo?

 

  • Tristeza proveniente de una mala noticia.
  • El cansancio mental.
  • Actividades repetitivas y extenuantes.
  • Situaciones de estrés prolongadas.

El desánimo puede durar desde unos minutos hasta varios días, por lo cual acudir con un profesional para descartar la posibilidad de depresión.

Si dejas que el desánimo perdure en tu vida, comenzarás a deteriorar tu sistema inmune, además de que tú día a día como lo conoces quedará en el pasado y estarás expuesto a sufrir enfermedades en cualquier momento.

Si tienes dudas que puede estar desanimándote, aquí te dejo 4 posibles razones.

¿Qué es la desmotivación?

 

 

Si la motivación es la fuerza interna que nos impulsa a esforzarnos para lograr nuestros objetivos, la desmotivación es todo lo contrario; es la falta de ese motor que guía nuestra mente y cuerpo a lograr los objetivos que nos hemos planteado.

La pérdida del entusiasmo, de energía y de disposición, son algunas de las características presentes en la desmotivación.

En la mayoría de los casos, las personas subestiman la desmotivación, sin saber que esta podría acarrear problemas serios en su vida laboral, sentimental y personal.

¿Cuáles son los síntomas de la desmotivación?

 

  • Pérdida del interés por realizar las actividades cotidianas.
  • Pensamientos de fracaso sobre sí mismo.
  • Cambios de estado de ánimo, en ocasiones perdura la irritabilidad.
  • Problemas al dormir como el insomnio y sentir que no se ha descansado bien al despertar.

Es importante que sepas que existen varios tipos de desmotivación, entre las cuales están:

  • Desmotivación laboral.
  • Desmotivación escolar.
  • Desmotivación social.

La desmotivación está íntimamente relacionada con la percepción que tienen las personas por el mundo que los rodea. Por este motivo, las causas de la desmotivación varían de una persona a otra y es necesario contar con ayuda psicológica que nos ayude a saber realmente qué es lo que nos hace sentir desmotivados.

Como puede ver, la principal diferencia entre desánimo y desmotivación es que, el desánimo es la falta de energía para realizar las actividades, mientras que la desmotivación es la carencia de razones para cumplir con los objetivos.

Si notas que tu motivación se viene al piso a mitad de semana, aquí te enseño algunos truquitos personales para elevarla.

¿Qué es la depresión?

 

Es muy común confundir la depresión con el desánimo y la desmotivación, pues en todas perduran los síntomas como la falta de energía y la tristeza constante. Sin embargo, la depresión es uno de las enfermedades más incapacitantes actualmente.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que debe ser tratado por un psicoterapeuta y psiquiatra. La depresión altera el comportamiento, los pensamientos y obstaculiza diariamente que cumplas con tus actividades.

Pero, la depresión no es solamente sentirse triste, desmotivado o desanimado, pues la depresión se basa en una alteración química de los neurotransmisores en el cerebro que hacen que tú te sientas de esa manera.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

 

  • Disminución de la vitalidad.
  • Tristeza patológica.
  • Pérdida de interés por hacer las actividades que antes disfrutabas.
  • Cansancio exagerado.
  • Estado de ánimo irritable.
  • Aumento o pérdida de peso.
  • Sentimientos de culpa e inutilidad.
  • Pensamientos de autolesión y suicidio.
  • Alucinaciones y delirios

La diferencia entre la depresión, el desánimo y la desmotivación radica en que, la depresión es un trastorno del estado de ánimo causado por un desequilibrio químico y que perdura por más de 2 semanas.

Es un estado crónico y agudo que necesariamente debe ser atendido a través del uso de medicación y psicoterapia.

Hay otra serie de indicadores y síntomas que auxilian al profesional para realizar un correcto diagnóstico, por eso, no te autodiagnostiques.

Mientras que el desánimo y la desmotivación son emociones naturales y que tienen una función, la depresión es un estado de ánimo disfuncional que afecta el disfrute y desarrollo de una vida saludable, social, económica y espiritual plena.

Te mucha atención, pues una depresión prolongada puede tener efectos irreversibles a tu salud.

Si estás buscando atención psicológica, no dudes en solicitar una consulta conmigo. Juntos podemos devolverte la vitalidad que una vez tuviste.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *