Qué es y como vencer la procrastinación: guía de 5 pasos para alcanzar la productividad en tus metas

 

¿Qué es la procrastinación?

Comencemos por lo esencial, explicar la procrastinación. Pero la verdad, me da pereza explicarte… siento como que pierdo todo el ánimo, toda la energía…espérame un poco que prefiero revisar mis e-mails, ver el IG, regar las plantas, lavar los platos…hmm la verdad es que ya se me fue la mañana y tengo otros compromisos, así que prometo explicarte mañana que es la procrastinación. Ahh y no esperes que me sienta culpable, porque, aunque no llegué a explicarte lo que es, usé mi tiempo en otras cosas importantes como cortarme las uñas.

Bueno, resulta que, sin ser muy teórico, te he explicado lo que es la procrastinación. Esta nada más es el aplazamiento (casi que patológico en el caso de algunos) de actividades, tareas y compromisos. Lo peor de todo, es que es un fenómeno muy humano. Todos hemos procrastinado y todos continuaremos procrastinando a lo largo de nuestras vidas.

Entonces, ¿es un problema?

La funcionalidad de la procrastinación es evitar que salgas de tu zona de confort y te expongas a potenciales peligros como pueden ser emociones negativas de frustración, humillación, inutilidad, aburrimiento u otros peligros más concretos (por ejemplo, si andas procrastinando saltar en paracaídas.)

Ahora bien, ¿es un problema? Pues a veces si, a veces no. Dímelo tú… ¿cuántas veces no tuviste que entregar un proyecto mediocre o quedaste mal con personas? Todo porque retrasaste tanto lo que debías hacer que ya luego no te quedaba tiempo. Seguro que la procrastinación te ha llevado a esto al menos una vez este año.

Y como todo en la vida, algunos tenemos este problema, pero no es nada muy grave, la verdad no nos impacta y tenemos mejores cosas de las cuales preocuparnos (como la salud o nuestra situación sentimental), pero otros si que sufrimos semanalmente o hasta diariamente con el mal de la procrastinación.

Sea que te identificas con el primer o el segundo tipo de persona, en esta publicación te contaré 5 formas de erradicar (o al menos disminuir) la procrastinación de tu vida. Pero antes, vamos a intentar dar respuesta a una pregunta:

¿Por qué procrastinamos?

Mira, voy a ser honesto contigo, esta explicación rinde una publicación entera, por eso seré bastante conciso. Lo que sucede es que el cerebro está compuesto de dos partes: el sistema límbico (la parte más antigua de tu cerebro y donde se alojan las emociones) y el córtex prefrontal, ese que se encarga de planear y tomar decisiones consientes.

La procrastinación sucede porque el sistema límbico no sabe de futuro, solo entiende del ahora y escribir una extensa y detallada explicación sobre porque procrastinamos es algo que activa emociones de angustia dentro de mí, tipo: “estoy desesperado por acabar”, “quiero relajarme”, hoy es sábado ¿porque estoy haciendo esto?, etc. Sin embargo, el córtex prefrontal que es todo calculador, planeador, organizador y tomador de decisiones ha conseguido negociar con la parte más emocional de mi cerebro y tomó la decisión ejecutiva de traerles una explicación resumida. “¡Voilá!”

Así, puedo sentirme tranquilo de haber dado una explicación, pero no sufrí en exceso en el proceso porque negocié hacer una explicación breve y no una tesis.

Pero bueno, esto ha sido una historia de éxito, la procrastinación sucede cuando esta negociación entre el sistema límbico y tu prefrontal falla (o cuando ni siquiera hay una negociación) y tus emociones vencen la partida haciéndote recurrir a actividades menos tediosas o más placenteras (comer dulces, por ejemplo).

Ahora sí, ¡volvamos a lo que importa! (¿será que estuve procrastinando llegar a esta parte del texto?) Hablemos de 5 formas naturales para reducir la procrastinación en tu vida.

Procrastinación

#1 Eliminar distracciones

Necesitas reflexionar y conocer cuales son los gatillos que te llevan a la procrastinación con facilidad: tu celular cerca, la tv, videojuegos, amigos, tu perro… (Por ejemplo, yo debí haber dejado mi teléfono en modo avión, porque justo me entró la llamada de un viejo amigo que me retrasó la conclusión de esta publicación en unos 30min).

Las distracciones te roban el momento, toda esa energía y motivación que buscaste en el fondo de ti mismo se ve fácilmente saboteada por un dialogo que escuchas al fondo en la tv, por una notificación de tu celular o cualquier otra pequeñez que se te ocurra suficientemente válida como para no conectar con tu compromiso. Reducir distracciones no es una garantía de que trabajarás, pero si que reduce el riesgo y las disculpas.

Si todo tu ambiente es muy caótico, una buena forma es simplemente ir a un café o una biblioteca a trabajar o bien reunirte con la persona más disciplinada y cuadrada que conozcas, alguien que sabes que te va a exigir dedicación y compromiso.

#2 Horario de trabajo

Una de las razones más populares para procrastinar es la falta de organización con el tiempo. De la nada, aquella actividad que tenias en tu lista de tareas (si es que tienes una) se ve constantemente aplazada porque termina tu día y argumentas no haber tenido tiempo. Por eso, define un horario especifico para aquella actividad, programa una alarma y llegado el momento, actúa.

El simple hecho de dar un horario de inicio y de final a la tarea, parece delimitarla en fronteras. Lo que hace el desafío menos agobiante que cuando simplemente evitabas realizarlo.

#3 Vaso medio lleno

 

Ya sabemos que te da pereza hacer esa actividad (por eso estás aquí leyendo sobre procrastinación), pero, te invito a usar el prefrontal y hacer un ejercicio sencillo de optimismo. En lugar de ver la tarea como un peso muerto, reflexiona sobre como esta tarea está vinculada a un objetivo mucho mayor y grandioso: la persona que quieres ser y la vida que deseas tener.

Tu tesis está conectada a tu sueño de ser un gran ingeniero, lavar los platos se conecta con ser una persona disciplinada, obedecer a tus padres en algo que te han ordenado se conecta con demostrarles amor y respeto. Cada acción puede (y tiene) un significado simbólico mucho mayor, apenas tienes que recordártelo. (Así fue como vencí la procrastinación para contarte sobre el sistema límbico y el córtex prefrontal).

#4 Efecto Ovsiankina

¿Alguna vez notaste que al comenzar a hacer algo, una fuerza interior parece atraparte para que concluyas con la tarea? Como si dejar el trabajo por la mitad te genera ansiedad (lo que es curioso porque en un primer momento ni siquiera querías comenzar).

Donde más claro identifico este efecto es lavando los platos, una vez comienzo y ya tengo unos 2 minutos en la actividad, se me hace difícil concebir la idea de simplemente parar o de dejar algunos platos sucios (puedes contarme en los comentarios si te ha pasado algo parecido). Este fenómeno es el efecto Ovsiankina y lleva ese nombre por la psicóloga rusa que lo estudió.

Para no entrar en demasiados detalles (nuevamente), ella descubrió que personas con tareas inconclusas se sienten propensas a concluir la tarea debido a pensamientos intrusivos que le generan incomodidad de haber dejado la actividad por la mitad. Este efecto también se conecta (y surge a partir) de los estudios del efecto Zeigarnik. Pero, lo dejaremos hasta aquí para no desviarnos demasiado.

Lo que importa aquí es aprovechar este conocimiento, para dedicarte a la tarea en cuestión por al menos unos 2-5min. De aquí en lo adelante, el efecto psicológico Ovsiankina te ayudará a seguir con la tarea hasta su finalización o un punto de corte adecuado.

#5 Listas

Ya dijimos que muchas veces procrastinamos haciendo otras actividades que juzgamos de valor, pero esto lo hacemos a expensas de no realizar aquella actividad que andamos evitando. Un método para no escapar más de tu responsabilidad es hacer una lista de tareas del día y poner a la susodicha como la primera a ser realizada, de tal forma que, si no la haces, no puedes continuar a realizar las otras. Hacer esto puede que inclusive te genere ansiedad, pero, debes recordar que el “obstáculo es el camino”.

¿Y bien que te ha parecido este texto? Tengamos una conversación sobre este asunto en los comentarios, allí te responderé de forma más amplia y direccionada.

No dejes de leer una publicación que puede ser buen complemento de esta: ¿Cómo ser productivo? 5 hábitos para trabajar y estudiar mejor.

Si por acaso te gustaría discutir todo esto por videollamada y con orientaciones especificas que sirvan a los desafíos de tu vida, considera llenar el formulario y embárcate en nuestro bello proceso de psicoterapia (clica aquí).

También, te motivamos a seguirnos en Instagram, para que aprendas mucho más sobre procrastinación, disciplina y salud mental.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *