ansiedad y depresión

Ansiedad y depresión: ¿vienen juntas?

La ansiedad y depresión son dos trastornos psicológicos que pueden fácilmente confundirse e interrelacionarse, lo que lleva a que muchas personas diagnosticadas con depresión se pregunten si también sufren de ansiedad o viceversa.

Aunque ambos trastornos parecieran ir en direcciones opuestas, ya que la depresión lleva consigo una sensación de pérdida y desánimo, y la ansiedad se manifiesta como una sensación de amenaza, la sintomatología de estas dos enfermedades en la mayoría de los casos hace que estos trastornos se presenten juntos.

No es descabellado decir que el trastorno de ansiedad puede derivar a un trastorno depresivo. De hecho, en muchas ocasiones la presencia de ansiedad puede ser un punto clave para el diagnóstico de la depresión.

Los síntomas y tratamientos de la depresión y la ansiedad guardan mucha similitud, pero antes de hablar sobre eso, ¿sabes cuál es la definición de estos dos trastornos?

¿Qué es la depresión y cómo se presenta?

La depresión es un trastorno que se caracteriza por el padecimiento de tristeza constante, pensamientos negativos, pérdida de interés por lo que nos rodea, aislamiento, autoestima baja, irritabilidad, cansancio, entre otros. Afecta tanto física como mentalmente.

Sentirse triste es normal y es algo con lo que todos lidiamos en diferentes momentos de nuestra vida, el problema comienza cuando esa tristeza se prolonga por mucho más tiempo del esperado.

Síntomas de la depresión

  • Pérdida de energía.
  • Cambios en el apetito.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Pérdida de la capacidad para disfrutar.
  • Diferentes trastornos del sueño.
  • Desánimo.
  • Sentimientos de culpabilidad.
  • Odio hacia sí mismo.
  • Pensamientos suicidas

¿Qué es la ansiedad y cómo se presenta?

La ansiedad, por su parte, se trata de un mecanismo de respuesta de los seres humanos ante situaciones de peligro. Existe desde la creación del humano como tal y ha sido parte fundamental de la supervivencia y evolución del mismo.

Pero, cuando la ansiedad se presenta como una reacción agravada por cualquier estímulo, perdura por mucho tiempo e interfiere en el día a día de una persona, probablemente estemos ante un trastorno de ansiedad.

Síntomas de la ansiedad

  • Agitación, tensión y nerviosismo.
  • Sudoración excesiva.
  • Estado de alerta prolongado.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Dificultad para culminar actividades/proyectos.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Inseguridad y baja autoestima.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Prolongada sensación de angustia.
  • Preocupación excesiva.

Entonces, ¿cuál es la relación entre la ansiedad y depresión?

La primera característica que comparten la depresión y la ansiedad es que ambos trastornos se presentan como una respuesta ante estímulos internos y externos.

Por ejemplo, cuando una persona detecta un evento amenazante, inmediatamente se dispara la ansiedad. Así mismo, cuando recibimos una mala noticia como el fallecimiento de un ser querido, un despido o cualquier cosa que nos afecte, puede ocasionar un episodio depresivo.

Por otro lado, ambos trastornos comparten síntomas como: irritabilidad, desánimo, agravado dolor emocional, baja autoestima, trastornos del sueño, cambios de apetito, pensamientos negativos, entre otros.

Además, el sentimiento de no ser suficiente y no saber cómo darle la cara a la vida, también forman parte de los síntomas en común de la depresión y la ansiedad.

¿Cuáles son las diferencias entre ansiedad y depresión?

La hiperactividad se presenta en personas con ansiedad porque están constantemente anticipando lo que pasará en el futuro, por lo cual su energía está la mayor parte del tiempo elevada.

Mientras que, en la depresión los niveles de energía se encuentran al mínimo. Así mismo, el miedo es una emoción que predomina en el trastorno de la ansiedad, mientras que la depresión está dominada por la tristeza.

Además, la ansiedad frecuentemente se presenta en un nivel fisiológico, es decir, las personas que comienzan a padecer de este trastorno presentan síntomas como diarrea, náuseas, mareos, hiperventilación, entre otros. En cambio, la depresión ataca más a nivel psicológico, derivando sentimientos de culpa, autoestima baja, desmotivación…

¿Y qué pasa cuando la depresión y la ansiedad se presentan juntas?

Cuando estos dos trastornos se diagnostican juntos con sintomatologías en partes iguales, es decir, que no predominan los síntomas de un trastorno o de otro, entonces estamos hablando de un trastorno mixto ansioso-depresivo.

En la Clasificación Internacional de las Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud, este trastorno está descrito como una complicación que combina parte de los síntomas de la ansiedad con parte de los síntomas de la depresión, pero sin que ninguno predomine sobre el otro.

Algunos de los síntomas que deben estar presentes para diagnosticar este tipo de trastorno son:

  • Pérdida de la capacidad de disfrutar.
  • Insatisfacción sobre sí mismo.
  • Pérdida de interés por el medio que lo rodea.
  • Preocupación excesiva.
  • Desánimo.
  • Autoestima baja.

Otro aspecto importante para el diagnóstico certero de este trastorno, es que este conjunto de síntomas debe aparecer en el mismo espacio de tiempo. De esta forma es posible descartar que un trastorno u otro sea el resultado del agravamiento de la sintomatología de alguno de los dos.

Entonces, para que quede bien claro, la ansiedad y la depresión vienen juntas cuando se trata del trastorno mixto ansioso-depresivo. Sin embargo, uno de estos trastornos puede derivar a otro e incluso, pueden presentarse algunos síntomas en la depresión que sean iguales a la ansiedad y viceversa.

¿Cuál es el tratamiento del trastorno mixto de depresión y ansiedad?

Uno de los tratamientos más comunes y efectivos es la terapia cognitiva conductual y dependiendo de la gravedad de los síntomas, puede combinarse con medicamentos.

El enfoque terapéutico es clave, ya que el terapeuta te proporcionará estrategias efectivas que tú deberás llevar a cabo para aumentar tu autoestima, recuperar el control de tu vida, disminuir los niveles de estrés y hasta podrás educarte y entender de forma más clara la situación por la que estás pasando.

Sin importar con qué síntomas te sientas identificado, ya sea de depresión, ansiedad o incluso estrés, es necesario que busques ayuda psicológica para comenzar desde ya mismo a disminuir los síntomas.

Si deseas una consulta psicológica conmigo, no dudes en contactarme en cualquier momento.

Si quieres más información sobre psicología aplicada a vencer la ansiedad y depresión te sugiero seguirme en instagram: @disciplina.te

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *